The Graphic Nin-J. A 2020: el arte más bizarro para el peor de los motivos

14 septiembre, 2021Juan Carlos Saloz

Pedro Sánchez Illuminati

El siglo XXI se ha convertido en un debate constante sobre la corrección política, la cultura de la cancelación y la censura en las redes sociales. Con argumentos a ambos lados parecen mantenerse en una rueda que nunca cesa, pero una de las pocas conclusiones a las que se ha llegado a nivel general —por más que cuente con casi más detractores que defensores— es que resulta necesario separar el artista de su obra. O, como mínimo, en términos generales.

Esta conclusión se puede apreciar en casos como los del Me Too —Harvey Weinstein, Kevin Spacey, James Toback— u otros similares y/o patrios como el de Plácido Domingo. Incluso, se ha echado la vista atrás para juzgar la obra de artistas como Pablo Picasso o Bernardo Bertolucci. Sin embargo, no se acaba de conseguir un consenso a la hora de juzgar estos clásicos artísticos, puesto que ya han calado tanto en la sociedad que juzgarlos de nuevo se antoja complicado.

En este contexto, ha surgido un artista que patina sobre todas las polémicas posibles al jugar al cien por cien en el bando contrario de los que juzgan (o juzgamos) el arte. Y no solo por ser conservador, que es quizás su característica más reseñable, sino también por ser antivacunas, antisectas, antitecnología y muchas otras cosas que soy incapaz de reconocer. Su nombre es The Graphic Nin-J. A 2020 —o al menos así es como firma su obra, pues apenas hay información sobre él en redes— y es conocido por compartir sus diseños en grupos de derechas y negacionistas. El tuitero @FachaArte —su nombre no engaña— ha recogido su obra, provocando que, desde la ironía, pero un poco también desde la admiración, muchas personas reseñen su arte.

Entre sus diseños, podemos encontrar el majestuoso Bebé venido de los infiernos para acabar con la humanidad a través de una vacuna mortífera:

También El Spider-Man 5G, donde juega con las redes de una forma metafórica pero directa:

El implacable Papa Vacunadorcuyos detalles —como la paloma aplastada por su cetro— necesitan ser reseñados:

E incluso la Mary Poppins ocultista, cuyo paraguas aguarda algo más que un poco de azúcar:

No olvidemos La Cara B de la OMS, que ahora sabemos que en realidad es OMSS y las siglas pertenecen a Organización Mundial del Sicariato de la Salud:

O su reinterpretación al Barón Munchausen con el kit completo del Explorador Negacionista:

Pero si hay algo por lo que se destaca la obra de The Graphic Nin-J. A 2020 es por su obsesión con Pedro Sánchez. El presidente de España es para él como Johnny Depp para Tim Burton. Un fetiche, una ilusión, una diana sobre la que colocar todos sus dardos de arte punk:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior